Tratamiento terapéutico que consiste en usar remedios que producen efectos contrarios a los que caracterizan la enfermedad.